Trucos SEM: cuándo usarlo y cómo elegir las palabras clave más efectivas

administrador

Aunque confiemos en el trabajo de largo recorrido -como el SEO y el Social Media- para afianzar y mantener la credibilidad de nuestra marca, no debemos dejar de lado el SEM. Estas siglas, Search Engine Marketing, definen los anuncios pagados en buscadores como Google. Es el sistema de anuncios pagados en internet más usado.

Una ventaja del marketing en buscadores es que podemos llegar a las personas que estén buscando nuestro producto o servicio, por muy raro que éste sea. Y lo mejor de todo es que existe la posibilidad de pagar únicamente si los usuarios hacen clic en nuestros anuncios. Lo que comúnmente se denomina como Publicidad PPC, (Pay Per Click) o pago por click. Lo más habitual es elegir la plataforma de Google Adwords para este tipo de campañas, que funciona a través de un sistema de publicidad basado en pujas por determinadas palabras clave. Esto quiere decir que, cuanto mayor es la competencia por una palabra clave concreta, mayor será el coste de la publicidad.

¿Cuándo utilizar el SEM?

Las características de la estrategia SEM, la hacen idónea para una empresa que está dando sus primeros pasos. Cuando es completamente desconocida en la web y es muy difícil que nadie la busque de forma específica; no tiene clientes, ni leads, y una buena labor SEO puede tardar meses en dar sus frutos.

Igualmente, el SEM también es la solución cuando se necesita aparecer en los resultados de búsqueda rápido y durante un periodo de tiempo corto, debido principalmente a una campaña puntual o al lanzamiento de un producto.

¿Cómo elegir las ‘keywords’ o palabras clave para que nuestra campaña SEM sea exitosa?

1. Analizar nuestro negocio y nuestra web, localizando las palabras clave que más se repiten y mejor nos definen. Podemos efectuar una “brainstrom” lluvia de ideas y registrar en una lista todos los términos que nos vengan a la cabeza.

2. Investigar los niveles de tráfico que mueven estos términos en los buscadores para saber cuáles de ellos nos interesan. Para ello, contamos con herramientas como Google Keywords Tool y Google Trends. Es importante asegurar que las keywords en la que estamos interesados tengan un tráfico que merezca la pena, pues podríamos estar invirtiendo dinero en algo que apenas tiene un público destinatario. 

3. Comprobar nuestra competencia, hemos de efectuar la búsqueda en Google de estas palabras y comprobar qué empresas de nuestra competencia las están utilizando. Revisaremos el número de resultados que arroja; el Page Rank de las webs que aparecen en la primera página de resultados; y si estas webs contienen esta palabra clave en su url, su título o su meta-descripción.

Por ejemplo, será mucho más sencillo y económico anunciarse para términos como “afiladores de pianos en Segovia” que haciendo lo propio con “hoteles Madrid”, “vuelos baratos” y similares. 

4. Finalidad, debemos quedarnos con aquellos términos más precisos y orientados a la conversión. Podemos usar diferentes extensiones para que nuestros anuncios obtengan mayor preeminencia y ofrezcan información adicional sobre nuestra web. Éstas aparecerán junto a los anuncios cuando Google considere que mejoran su visibilidad o bien cuando tengamos un ranking de anuncio alto. Algunos tipos de extensiones:

– Ubicación: Podemos añadir la dirección de nuestro negocio, agregar una chincheta en Google Maps para facilitar que los usuarios nos localicen y aumentar la visibilidad del mismo en los resultados de búsqueda. Por ejemplo, “hoteles Calella”, “dormir Barcelona” …

– Enlaces de sitio: Con esta extensión podemos añadir diferentes sitios de interés de nuestra web, o landing pages específicas. Enlaces a páginas con información relevante sobre nuestra empresa, formularios de afiliación, ofertas destacadas, opinión de usuarios, etc.

– Número de teléfono: Las extensiones de llamada sirven por una parte para dar una fórmula directa de contacto, pero además en el caso de que la visualización del anuncio se produzca desde un dispositivo móvil, puede mostrar el botón de llamada permitiendo al usuario contactarnos haciendo clic directamente desde el mismo, sin necesidad de tener que marcar.

– Reseñas: Podemos incluir reseñas que diversas fuentes hayan realizado sobre nuestra marca o producto en internet. Deberemos indicar si ésta es exacta o parafraseada e introducir la fuente y URL donde está ubicada la reseña. Con este sistema atraeremos a nuevos clientes animados por las valoraciones positivas que otros han hecho de nosotros.

5. Mediremos el rendimiento obtenido, enlazando la cuenta de Adwords con Google Analytics. Una alternativa a Adwords, para tener todos los datos sobre sus conversiones, medir el ROI de sus campañas y tomar decisiones de mejora de objetivos, es establecer un enlace con su cuenta de Google Analytics. Con esta herramienta de analítica web podrá medir el rendimiento de las palabras clave que más conversiones le proporcionan, la calidad de la landing page a la que llegan los usuarios que hacen clic en su anuncio y qué recorrido realizan en su web. Con este dato, podemos medir el rendimiento que hemos obtenido con nuestra inversión y nuestras keywords y modificarlas si no funcionan.

Finalmente, no debemos olvidar la importancia del remarketing de búsqueda como un complemento de gran utilidad para sacar aún más partido a nuestra inversión en SEM.

Por lo tanto, siempre es aconsejable invertir en SEM, de forma continuada, mes a mes. A los buscadores como Google les gusta la regularidad, por tanto, mejor invertir 200 € cada mes, que hacer una única inversión de 2000 € en un solo mes (a no ser que sea una campaña puntual). Una buena estrategia de anuncios siempre nos ayudará a mejorar la visibilidad, incluso en la parte orgánica, ya que las inversiones en ads son bien vistas y valoradas por los buscadores. 

Y no olvidemos que no solo existe Google Ads: Facebook Ads a día de hoy da mejores resultados en B2C, e Instagram Ads cada vez tiene más presencia e interacción con los usuarios finales. 

Comparta esta noticia: